Algunas preguntas y reflexiones que hay que tener presente para evitar sorpresas, hacen referencia a las inspecciones de consumo con relación a la facturación de las piezas de recambio que utilizáis en las reparaciones y si disponéis o no de las licencias correspondientes (IAE) para desarrollar todas las actividades que soléis realizar en vuestra empresa-taller.

A continuación hacemos un recordatorio de una de las causas que podrían conllevar sanciones importantes; ponemos el ejemplo de una consulta realizada por un cliente ante Consumo y su contestación.

CLIENTE
¿Puedo solicitar al taller la factura de origen de las piezas instaladas en mi coche?

Como consumidores en ocasiones desconocemos muchos de nuestros derechos, ¿a quién no le ha pasado que alguna vez, que al llevar el coche al taller, pensemos que el precio que estamos pagando por las piezas es excesivo? ¿Hay alguna forma de averiguarlo?

 

CONSUMO:
El Real Decreto 1457/1986, de 10 de enero, que entre otras cosas, trata de regular la actividad industrial y la prestación de servicios en los talleres de reparación de vehículos automóviles, trajo consigo en su momento, muchas novedades que han pasado desapercibidas y que son importantes de cara al taller para evitar sanciones.

Una de las disposiciones que más ha pasado desapercibida y que la mayoría de los talleres incumple, es la de justificar ante el cliente las piezas que utiliza en la reparación del vehículo, a este respecto el artículo 9º, en su punto 6 dispone:

Art.9 Punto 6. Todos los talleres están obligados a tener a disposición del público justificación documental que acredite el origen y precio de los repuestos utilizados en las reparaciones.

Este precepto obligaría al taller a mostrar al cliente las facturas de las piezas instaladas, so pena de sanción económica, que podría ir entre los 3.000 y 601.012,10 euros.

 

EL TALLER
Esta obligatoriedad obliga al taller a cumplir con todas las normas previstas. Entre ellas disponer de la Licencia de IAE para el COMERCIO AL POR MENOR DE ACCESORIOS Y RECAMBIOS DE VEHÍCULOS, en una palabra disponer de licencia para la Venta de Recambios. No disponer de esta licencia nos obliga legalmente a facturar los recambios a nuestro precio de coste, es decir sin margen de beneficio.

En definitiva todos los talleres deberían estar dados de alta y disponer del IAE correspondiente a la actividad/es que desarrollan en sus instalaciones. Los Talleres deberían disponer como mínimo de los siguientes IAE - Licencias de Actividades Económicas:

  • Epígrafe: 691.2 Reparación Automóviles y Bicicletas.
  • Epígrafe: 654.2 Comercio al por menor de Accesorios y Recambios de Vehículos.
  • Epígrafe: 654.1 Comercio al por menor de Vehículos Terrestres (venta de vehículos).
  • Epígrafe: 631 Intermediario de Comercio (comisionista)

Espero que esta información os vaya bien para adecuaros a las exigencias administrativas.

Saludos,

Constantino Casado

 


 

La retribución total que las personas reciben como compensación a su trabajo puede estar compuesta por:

  • La retribución fija es aquella que depende del puesto que se ocupa, independientemente del rendimiento que se tenga del mismo.
  • La retribución variable sin embargo es la parte de la retribución total que está directamente relacionada con alguna variable medible, y por tanto, depende de los resultados obtenidos.

El gran empresario Martin Varsavsky hablando de la compensación variable dice lo siguiente:

<<Me cuesta entender como una sociedad que es educada en colegios en los que claramente la recompensa (nota) está basada en los resultados escolásticos luego crezca y pretenda que todos ganen lo mismo independientemente del talento y esfuerzos realizados. Si es así por qué no empezar desde el colegio y darle la misma nota…a todos solo por ir al colegio estudien o no estudien.>>

Sin duda, aplicar sistemas de retribución variable es algo complejo, pero por muy complejo que sea, la solución a dicha complejidad no debiera ser nunca el “bueno, pues a todos igual”.

En los talleres de automóviles como en otras muchas empresas se habla de retribución variable para el personal del área comercial, a veces se habla para los asesores de servicio de postventa, pero ¿por qué no se habla para el personal del taller? ¿Es que no son responsables de que el negocio sea más o menos rentable? ¿No contribuyen en algún factor de la satisfacción del cliente?

El primer paso y el más fundamental para diseñar un sistema de retribución variable es comenzar a pensar para todos los puestos de un taller, sean tanto del área de ventas, del área de postventa como del área de administración cuáles son los factores que ayudan o inciden en la rentabilidad del taller y en la satisfacción del cliente. Dichos factores deberán ser objetivos y medibles porque nuestra subjetividad puede convertir un sistema de retribución justo y motivador en injusto y desmotivador y esto evidentemente no se puede permitir. A partir de aquí se comenzará a diseñar un sistema que marque las pautas de valoración de cada uno de dichos factores para cada uno de los integrantes de los diferentes puestos del taller

Si la motivación es el motor que mueve a la acción, sólo si existe una retribución variable justa se puede considerar que el salario es un factor motivante.

 

La retribución variable como FACTOR MOTIVADOR:

Es POSITIVA si

  • El sistema es sencillo y con unas reglas claras.
  • El logro es alcanzable y realista (por tanto debe existir acuerdo).
  • Se puede seguir la consecución de los resultados durante el año (auto-control).
  • Es una cantidad apreciable en relación a la parte fija (debe merecer la pena el esfuerzo)
  • El pago se puede distribuir a lo largo del año.
  • No es una cantidad garantizada.

Es NEGATIVA si

  • No se sabe explicar sobre que se van a medir los resultados (fruto de la improvisación).
  • Existen agravios comparativos en puestos de idénticas funciones sin atender a un sistema de medición.
  • El montante de retribución variable se percibe como un “complemento” salarial encubierto (falta de competitividad en el mercado).
  • La parte recompensada se basa en una evaluación de apreciaciones subjetivas.
  • Se utiliza como un elemento “burocrático” y no como una herramienta de dirección. (evaluación por sobresaltos a final de año).

 

VENTAJAS e INCONVENIENTES de la retribución variable:

VENTAJAS

  • Se remunera por lo que realmente añade valor
  • No es una cantidad consolidada o garantizada, irá siempre ligada a la consecución de resultados.
  • Mejora la función directiva, ejerciendo de forma continuada la práctica del liderazgo.
  • Desarrolla profesionalmente a las personas a través de los retos de mejora implantados.
  • Integra a las personas a través de la comunicación, participación e implicación en los compromisos acordados
  • Se evalúa de forma objetiva el rendimiento individual del trabajo.

INCONVENIENTES

  • El sistema requiere de una permanente actualización (lo que se consigue finalmente con poco esfuerzo, deja de ser un objetivo o reto).
  • Requiere de un sistema de comunicación abierto y de rigurosidad en la aplicación del sistema.