Slider

COACHING EMPRESARIAL

¿Sabía que gracias a un buen coach puede lograr que sus trabajadores se impliquen más en el trabajo?

¿Sabía que sí usted mismo tiene un problema con la dirección de su empresa, un buen coach  puede ayudarle a conseguir un mejor nivel de productividad?

¿Sabía que si siente que el estrés laboral le está consumiendo, un buen coach puede enseñarle a gestionarlo? 


 

¿Qué es el coaching empresarial?

El Coaching Empresarial o Coaching Ejecutivo es un proceso de entrenamiento que persigue el máximo desarrollo profesional y personal del coachee (persona que realiza el proceso).

¿En qué consiste un proceso de coaching? 

Dicho proceso se realizará en diferentes sesiones, en las que a través del diálogo, preguntas y otras técnicas provenientes de la Programación Neurolingüística (PNL), el coach potenciará la reflexión del coachee y le permitirá analizar su potencial laboral, diseñar su futuro profesional, trabajar las acciones a llevar a cabo y desarrollar las competencias necesarias para lograr lo que desea profesionalmente.

Se parte de una definición concreta y clara de los objetivos profesionales que se quieren lograr, para pasar a continuación a diseñar unos planes de acción que ayuden a alcanzarlos.


 

¿Quién es el protagonista del proceso?

El coach ejerce de mero estimulador, indicando el camino y conduciendo a la respuesta o a una posible solución. 

El coachee es quien debe llegar a dicha solución o respuesta por sí mismo, ayudándose de la reflexión, del pensamiento, del desarrollo de su faceta personal y profesional, del cambio de actitudes y aptitudes y de la mejora de habilidades y competencias. Por ello, para que un proceso de coaching tenga éxito, es imprescindible la total implicación de este último. 


 

¿Qué busca un proceso de coaching empresarial?

Un proceso de coaching ejecutivo / empresarial puede estar dirigido a:

Fomentar una buena comunicación interna en la empresa.

Conseguir establecer relaciones profesionales satisfactorias.

Potenciar habilidades y puntos fuertes del perfil profesional que realiza el proceso:   capacidad de liderazgo, asertividad, motivación,…

Proveer de herramientas para gestionar correctamente el estrés laboral.

Afrontar un cambio laboral, deseado o no.